Porqué uso WordPress

Aunque en este blog he escrito poco, no soy un novato en el mundo de la blogosfera. Llevo ya bastantes años escribiendo online. He tenido varios blogs diferentes, aunque me suelo cansar y los cierro para abrir uno nuevo poco tiempo después.

No es un comportamiento ideal, pero soy algo caótico y me gusta ir cambiando la orientación de las webs que gestiono. Lo bueno de ser un poco de esta manera, es que he ido probando diferentes gestores de contenidos y formas de administrar un sitio web.

Ahora mismo utilizo WordPress. Primero porque es el más conocido, así que me apetecía probarlo. Segundo, porque un buen amigo mío es un experto WordPress y trabaja con ello todos los días. Así que si tengo cualquier duda o problema puedo llamarle y consultar con él cualquier cosa, aún a riesgo de quemar nuestra amistad ;)

Mi primer acercamiento a la web fue mediante una comunidad online. Lo hice en Arrakis, en un lugar llamado Pobladores.com Os estoy hablando de lo que sería el año 1988 o una cosa así. Yo por aquella época era un chavalito de unos 14 o 15 años. Y en su momento creé un “poblado” en Pobladores.com dedicado a mis series de televisión favoritas. No era una web ni un blog, era un concepto de comunidad diferente donde la gente se apuntaba a diferentes “poblados” que no eran sino sitios web de ciertos temas.

Lo más curioso de todo es que ese año yo no tenía todavía un ordenador, monté todo el tinglado desde mi recién estrenada consola DreamCast. Vamos, tiempos prehistóricos de internet.

Por supuesto, un poco después comencé en mis años mozos con mis primeras páginas usando geocities, aquel maravilloso espacio en el que cada usuario tenía una pequeña web donde iba haciendo pruebas. No eran blogs, aquello todavía no había llegado.

De ahí di el salto a las páginas en código HTML. Al principio me daba algo de reparo aprenderme todo ese código. Luego ya entendí que no se trataba de programar, sino sólo de etiquetar el contenido de mis páginas. Y es que HTML no es un lenguaje de programación, sino un lenguaje estándar de marcado, o etiquetado.

Las funciones más avanzadas que hacen que la página se vea bonita y ordenada ya dependen de temas externos como CSS o JavaScript, que aunque van muy ligados a crear una web no son parte de HTML estrictamente hablando.

Luego aparecieron un montón de herramientas y gestores, y poco a poco fui tocando un poco todos. Ahora me pica bastante la curiosidad con gestores de contenidos sin base de datos, CMS estáticos que les llaman. Algo tipo Kirby o Jekyll. Ya os iré contando mis próximas batallitas con los nuevos y prometedores gestores de blogs.

Comprar ebook: guía