En las tripas de una producción audiovisual

Dando por finiquitado el mes de Octubre hoy Día de todos los Santos y recuperándome del viaje relámpago a Barcelona escribo para contar un poco más sobre la producción del video shooting de moda en “slow motion” en el que estuve trabajando.
El otro día hablé un poco de la pre-producción, el famoso storyboard, etc para realizar este vídeo comercial para la próxima campaña de invierno de una marca de moda. Hoy sobre todo con este post quiero daros a conocer las tripas de una producción visual, y todo lo que he podido ver estando allí, pero sobre todo quiero hacer especial hincapié en la importancia que tiene elaborar un PLAN DE TRABAJO. Sin una planificación, es imposible que el resultado final sea el que queremos.

Las fases de la producción son las siguientes:

Preproducción: La más importante, que va desde la idea de la grabación, elaboración del storyboard, búsqueda de localizaciones, conseguir permisos, realizar castings, contratación de equipos técnicos, artísticos, de edición, elaboración de listas detallando las necesidades de atrezo y mobiliario. Esta fase de preproducción termina con la elaboración del plan de trabajo creo que es sin lugar a dudas, la fase en la que se realiza el mayor esfuerzo de producción puro y duro.

Producción y rodaje: Momento en el que se pone en práctica todas las ideas pensadas en la fase de preproducción. Una mala planificación podría suponer un gasto importante de tiempo y capital. En esta fase se incorpora el equipo de cámaras, el equipo de dirección artística y decoración, los iluminadores etc.

Volviendo a la semana de producción en Barcelona os podría decir que es una semana muy intensa y de muchas gestiones de última hora. Nuestro plan de trabajo para los días claves no estaba tan detallado como hubieramos querido tenerlo por lo que el día de producción que teníamos para realizar la grabación completa fue más larga de lo que pensamos. Esto hizo que los gastos de última hora fueran incrementados, el coste extra del personal, etc. Barcelona nos recibió con lluvia, y esto hizo que el tráfico también fuera más denso de lo normal, así que tuvimos que hacer algún que otro malabarismo en determinadas ocasiones. Todo ello rodeado de amigos de este mundillo.

Como equipo teníamos a los encargados de la producción los cuales se encargaban de la administración económica y organizativa. Obtuvieron los permisos y organizaban el equipo y las compras necesarias para el rodaje (en esta parte de trabajo estuve apoyando cumpliendo funciones auxiliares). En el área de la realización estaba el director (el gérmen del proyecto) su ayudante de dirección que organizaba el rodaje, la directora de arte de la marca. Teníamos un equipo de cámara con su director y un equipo de iluminación que ayudaban a instalar los focos al director de fotografía (Aquí lo que sí puedo decir, que es muy importante que los eléctricos tengan habilidad y muchos recursos, ya que en la mayor parte de las ocasiones colocar un proyector de luz se convertía en una buena odisea.) Además de todo este equipo, teníamos un equipo encargado de decoración y atrezzo (unos manitas que consiguieron reproducir todo el decorado que se les pedía), montaban, instalaban y colocaban en escena todo tipo de cosas. Una persona encargada del maquillaje y peluquería. Un equipo de efectos especiales y para terminar los tres protagonistas del vídeo seleccionados a través de un casting: una gimnasta de alto nivel, una bailarina que también trabaja como actriz y un acróbata de circo que esperaron largas horas.

Postproducción: Esta semana se elegirán todas las tomas para editar y montar el cortometraje. En esta última fase se logrará el prducto final. El resultado dentro de unas semanas…

¿Me conviene un sofá con cheslong?
Comprar ebook: guía